La rampa es un elemento arquitectónico que pocas veces le prestamos la atención que merece. Estamos acostumbrados a asociarlo a la hora de condicionar el edificio a lo que marca el código técnico, sin embargo, este elemento se puede convertir en una herramienta que potencie la percepción y experiencia dentro de un espacio.

Fue el arquitecto suizo Le Corbusier uno de los primeros arquitectos que reflexionó sobre la importancia de diferenciar la rampa de las escaleras, enunciando que “Las escaleras separan espacios, mientras que la rampa los une”.

Con esta lección encontramos la Villa Savoye (1929-Paris) donde la distribución de la casa esta jerarquizado por una rampa y una escalera, ambas a pocos metros, sin embargo con funciones totalmente diferenciadas. Mientras la escalera se usa para un acceso rápido al espacio más privado de la casa, la rampa invita a fluir por todos los espacios públicos de la casa, uniéndolos y tranformándose la villa en una secuencia de espacios (vestíbulo-salón-terraza).

Villa Savoye Le Corbusier Paris 1929 0

Villa Savoye Le Corbusier Paris 1929 2

De igual manera, en la Villa Curutchet (1949-Buenos Aires) Le Corbusier hace uso de la rampa para unir el espacio público con el despacho del doctor (espacio público), mientras que para acceder al resto de la vivienda (espacio privado) es necesario hacerlo a través de las escaleras.

Villa Curutchet Le Corbusier Rampa 0 Villa Curutchet Le Corbusier Rampa 2

Así, gracias a la rampa, los edificios del arquiteto suizo se convierten en un recorrido controlado de espacios secuenciados, haciendo que la experiencia de habitarlos sea mucho más enriquecida y diferenciada.

Por otro lado, además de un recurso que ordena, la rampa tambien puede usarse como elemento protagonista. No hay mejor obra que refleje este protagonismo de la rampa que la piscina para los pingüinos del zoo de Londres proyectado por Luberkin en 1931.

Lubetkin Pinguino Zoo Londres Rampa 1

Lubetkin Pinguino Zoo Londres Rampa 2

De igual manera, otra obra que recuerda mucho a la obra inglesa (ya demolida) es el reciente Museo de la Memorio de Andalucia de Alberto Campo Baeza (2009, Granada), donde en un gran vacio hace uso de dos rampas entrelazadas que conquistan y llenan el espacio, convirtiendo así el vacio arquitectónico en una experiencia mucho más enriquecida.

Alberto Campo Baeza Museo Andalucia 2009 Rampa 0

Alberto Campo Baeza Museo Andalucia 2009 Rampa 1

Alberto Campo Baeza Museo Andalucia 2009 Rampa 2

Por último, llevando el concepto de la rampa al extremo podemos hacer que el edificio se convierta en una rampa interminable, jugando con plieges, despliegues y repliegues y creando un espacio único.

Rem Koolhaas Biblioteca Paris 0

Rem Koolhaas Biblioteca Paris 00

Rem Koolhaas Biblioteca Paris 1

Ejemplo de esto es el proyecto del arquitecto holandés Rem Koolhaas para la biblioteca de Paris (proyecto que no fue ganador). La propuesta de este modo es un espacio abierto, sin límites, donde no existen apenas barreras (como puertas, tabiques o escalones) que fragmente el espacio. De esta forma, toda distribución y jerarquización del espacio se convierte en un juego de rampas y accesos que van ordenando los diferentes usos y ambientes.

Rem Koolhaas Biblioteca Paris 3 Rem Koolhaas Biblioteca Paris 4 Rem Koolhaas Biblioteca Paris 5 Rem Koolhaas Biblioteca Paris 7

Después de esto, podemos ver que la rampa puede ser un recurso con gran valor dentro de la arquitectura, haciendo que entren en juego conceptos como pliegues, despliegues, repliegues, planos, recorridos, fluidos, fisuras, brechas, doblar, horizontes, bucles y cientos de conceptos que forman parte del universo que forma la arquitectura.

¿Se os ocurre algún otro ejemplo de arquitectura con rampas?